plataforma9

HOMBRES IMPOSIBLES

In cómic, Ensayo on agosto 15, 2009 at 9:46 pm

Ya he mencionado que esto es una historia de suicidios. Pero se me ha olvidado mencionar porque se suicidan. También he insinuado a que tipo de genero corresponde esta historia. Y no he dicho el trasfondo de todo esto.TR3S SUICIDAS es el nombre de un primer arco argumental de un total de 8. Serán 8 novelas gráficas. Vaya esto para quienes especulan por eternas continuidades y densos universos narrativos. La historia chilena es una collage de pequeños hechos que suman 200 años  ¿Por qué el cómic debiese tener una trayectoria más larga?. OK.Como enunciaba: en esta historia los personajes se suicidan. Es decir, terminan. Esta historia comienza por un final para que arranque un principio. Peor vamos por pasos más pequeños.El primero en accionar su exterminio es Adan Bendis. Jalando el gatillo y esperando que la bala termine el trabajo revisa su existencia. Marcada por fracasos, derrotas y frustraciones. De lo mínimo. De lo individual. De lo íntimo. Pero tambien significante de una generación a la que no se le permitió desarrollarse. Bendis tenía 21 años cuando el muro de Berlín se vino abajo. Pareciera que los ladrillos le cayeron solo a él. Hace 20 años se desmoronaba el modelo stalinista del socialismo. Y también hace 20 años se iniciaba la transición política a la democracia en Chile. Hace 20 años atrás estábamos en los 80. Y Bendis era un dirigente universitario que había conocido los cuarteles de la CNI. Bendis es un sobreviviente. Trata de terminar su vida como un mal viviente. Un coctel peligroso de sueños rotos, olvido, impunidad, lástima a sueldo (confiesa a su mujer que el cheque de reparación politica es para su hijo) aderezados con fallidos intentos de magnicidio y lamentables caminos propios que se traducen en impotencia (en el mas estricto rigor de la palabra) y personajes arrancados de alguna orgía bukowskiana. Bendis se suicida por que la vida ya le tiene las pelotas reventadas. Le tiene hasta más arriaba de toda mierda. Bendis es un significante de aquellas personas que han ido desapareciendo desde que la justicia se hace en la medida de lo posible, las instituciones funcionan y el sello ciudadano del poder no hace más que producirte un prolapso cada vez que dices esto no es justo. Bendis se echa una bala a la cabeza para protestar contra el orden de lo mediocre de su existencia. De héroe guerrillero a guiñapo humano. Un existencialista para quien el postmodernismo no puede abrir un nicho. El segundo en transitar desde túnel con la luz a medio apagar es Tania Monardes. La sangre fluye desde su muñeca. ¿Para que caer en cliché de las pastillas para dormir o en la hoja de afeitar si en casa guaras un oxidado escarpelo con el cual dejaste de practicar medicina para dedicarte a la pornografía? Tania recorre su vida. O su aborto como ser humano. En el país de las oportunidades. Tania es bella. Es inteligente. Y su oportunidad es abrir la boca, las piernas o lo que sea en algún callejón, hotel o set de filmación. Mientras la borrachera neoliberal de los 90 cobra en dólares y euros su resaca. Tania se deja violar. Tania se dejar auscultar como un animalito dócil. Por unas puercas monedas todos somos putas. Pareciera que ella no tiene sexo. No hace el amor como una profesional. Muy por el contrario: es violada, destazada y exhibida como un desecho humano en bonito envoltorio. Ella no puede parir nada. Ella se aborta a si misma. Y es inteligente. Mientras la sangre baja desde sus venas hasta el mundo. Ella desciende hasta el arroyo, la cuneta. La calle. Y  mientras besa nuestros pies reclamando su humanidad. Nosotros la escupimos. Violamos. Desconocemos. La hacemos  imperceptible. La hacemos puta. Y si Bendis se suicidaba por el precio personal de las derrotas históricas colectivas. Tania se hace significado del lado B de la borrachera del éxito. En cierta medida la Mujer Inteligente protesta para que la razón este en esta parte del mundo. Y no solo en los bolsillos de este parte del planeta. El tercero en completar la lista. Es Miguel Erdoiza. Pero este niño. A los 19 años ya somos adultos o seguimos siendo niños dependiendo por como niños ha tratado el sistema. Se quema. Se larga el combustible para que su cuerpo sea el comburente. Sebastián Acevedo en los 80. ¿Otra vez esa década de mierda, no? Eduardo Miño el 2001. Pareciera que los 80 no se acaban en Chile. De hecho los pokemones y otros esperpentos estéticos en formato adolescente, son nostálgicos de esos años. ¿Nostálgicos de qué? Si nadie que vivió en esos años quiere volver precisamente a esas calles sucias de sangre donde el miedo era el aire. Belfast. Soweto. Seattle. Santiago. Bilbao. Moscú. Teherán. Pekín. La Varsovia del Pacto y la Varsovia de la ultraderecha nacionalista disfrazada de un sindicato dirigido por un alcohólico. Todo eso aderezado por la música “entrañable” de esos años. El vaticano pontificando al lado de Margaret Tacher y Ronald Reagan. Y estos dos servidos por el empleado de la década. Del siglo. Un servil hombrecito con una mancha en la cabeza que exhibía sus logros en una carrera de burócrata. En el dream  team de los 80. Gorbashov no fue más que el bolero de los poderosos. Y el gran Judas del siglo XX. Miguel se quema. Se inmola. ¿Cuantos Miguel hay en la historia de Chile que han terminado por hacer lo mismo? Uno mandado a fusilar por un dictador. Luego de haber creado una republica. Otro muerto a balazos en una calle de San Miguel. Y entre ambos. Demasiados Miguel como para pasar desapercibidos por los ojos de la historia. Demasiados héroes trágicos. Héroes destinados a la circularidad de sus actos. Y aquí no hay bromuario 18 que valga. Aquí siempre nuestro Miguel. Todos nuestros Miguel. Son tragedia. Del príncipe de los caminos que no es más que una estatua cagada de pájaros y una calle cada vez mas intrascendente. Quizás un colegio publico que de vez en cuando admite al hijo de un obrero por su cerebro. Y nada más. Nuestros Miguel son ninguneados por sus propios hijos. A este Miguel no lo torturaron. Ni violaron. Pero este Miguel, nuestro Miguel, entiende que cada cosa que pasa en el mundo nos afecta en nuestra naturaleza como individuo. Cada acto colectivo, esa anónima forma de sacarnos la chucha de manera cotidiana y sistemática; afecta nuestro adn de la rutina. Nuestro Miguel muere para abrirnos la boca. Arizcarnso la nariz o incluso devolvernos la capacidad de asombro. ¿Te acuerdas cuando en este país se quemaban estudiantes, se degollaban profesores y se hacían desaparecer mujeres embarazadas? Y todos salíamos a las calles indignados en espera que nos lanzaran gases, aguas y nos golpearan. Eso era el asombro. Y este niño en llamas se quema porque existieron los 80, los 90. Se quema por todas las Lotas del mundo. Po cada ballena. Bosque. Se quema. Porque pareciera que el suicidio es la mejor salida a esta vida que parece un ensayo para el cementerio.

TR3S SUICIDAS. Gracias a la Justicia… ninguno muere. Es irónico… ¿o no?

Anuncios

De esto va la historia

In cómic, Ensayo, proyectos on junio 25, 2009 at 9:40 pm

¿Por qué necesitamos nuestro propio Watchmen? ¿Como llegar al Authority o Planetary chileno?, ¿Es factible una Doom Patrol o New X Men en la escena de la narrativa gráfica chilena?

No. Y no es porque no tengamos nuestros Moore, Ellis o Morrison. Porque de hecho no los tenemos. Es imposible tenerlos si no hemos sido capaces de cerrar nuestra edad de bronce ni oscura. Curioso. Si queremos ingresar al futuro de la narrativa gráfica (que no es más que el mismísimo presente) debemos cerrar nuestro pasado. El cómic chileno a diferencia de la literatura, cine o música no ha tenido una transición. Como una Esmeralda mohosa y decadente que sirve para cultivar cochayuyo y anidar jaibas. Como un museo decadente dedicado a la exacción de fotocopias (conozco Artequin). El cómic chileno esta más cerca a un lamentable show de payasos decadentes que se ríen de sus fallidos chistes que de lo que pasa en el mundo. Como la dictadura observamos al mundo como si este perteneciera a la fértil provincia. Pero la lógica indica que es lo contrario. Así que este es un cómic de superhéroes. Sí. De tipos poderosos. De tipos y tipas con poderes extraños. Con elegidos por sobre el resto de la masa. Es una historia de elegidos.

Y es una historia revisionista. Una que quiere escudriñar en la vida del personaje por sobre lo que hace de obvio el personaje. O mejor dicho del porqué del personaje.

Vamos por partes.

Este es una novela gráfica que presenta un universo ucrónico basado en la realidad. Aquí nuestros personajes vagabundean por las orillas marginales de nuestros tiempos. Lo que conocemos por esta realidad esta vigente. Solo que estamos narrando desde un prisma diferente.

Los HOMBRES IMPOSIBLES son la segunda versión de un colectivo que ha operado desde la  post guerra. Tuvo un receso forzado en los 80 y 90. Pero están de vuelta. Solo que no son los mismos. Pero están coordinados por lo menos por una de sus fundadoras. Ayer estaban la Mujer Fría, una alemana capaz de manejar el campo sicológico de las enfermedades. El detective Maravilloso, un estadounidense mago capaz de estructurar materia desde las aspiraciones humanas. El Hombre Invisible Mudo, un tótem viviente de la tribu de los hombres conceptuales… el fue quien descubrió en 1954 el gobierno corporativo global y en 1987 lo hicieron desaparecer en el espacio luego de descubrir a un agente de la CIA dirigiendo el Kremlin – el fantasma de Trosky trato de evitar lo inevitable el 91. Y estaba el político Honesto (¿alguna duda aún por el nombre de Hombres Imposibles?), el inglés que descubrió al verdadero asesino de Aldo Moro, Juan Pablo I. de seguro si hubiese estado vivo el 82 nos hubiese dicho que la guerra de las Malvinas era un juego de video. Pero él no estaba en los 80. Apenas estaba el Sórdido es decir el Hombre Invisible Mudo y XD Omega, un niño down con sobredotación emocional. Y ellos se salvaron de los sucesos del 1.1.80 tan solo porque estaban en Managua entregando información acerca de la contra.

¿Pero dé qué hablo?

Ya. Entiendo.

Vamos por el principio.

¿Alguno de ustedes sabía que en la llamada Edad Oscura de la Edad Media existía una fuerza global que fomentaba el desarrollo científico e intercambio cultural inter especies? Un guerrillero Druida llamado Merlín les organizo. Brujas, magos, Alquimistas, Poetas y filósofos conformaban un ejercito republicano de alcancé global. Se hacían llamar las Fuerzas de la Historia. Entre los 5 continentes sumaron 10.514.074 militantes. 10.514.073 fueron asesinados. Solo un mago de la región de Guernika sobrevivió. Se llamaba… para que vamos a hablar de ese tipo. Llorando la muerte del 75% de la población mundial bajo la sombra de un roble. Hasta que fue avistado por las verdaderas Fuerzas de la Historia.

El Creador y La Historia.

Al conocer en detalle lo ocurrido decidieron enviara sus hijas eternas a vivir junto a la humanidad. Así que llegaron Justicia, Razón y mas tarde se sumaron Imaginación y Utopía. Crearon un bosque mágico…. el bosque de Escher. Un bosque que tenía 6 dimensiones.

Desde las sombras se organizaba una fuerza antagonica a las de las hijas del creador y la historia. In qusición, movimientos restauradores. Siempre que hubo un día existiría una noche. Y así como estaban las Fuerzas de la Historia  estaban las Fuerzas de la Miseria. En un comienzo era un juego oculto entre dos fuerzas cósmicas. Pero con el advenimiento de la revolución industrial y las guerras de expansión capitalista del siglo XIX, el juego cambio de protagonistas. En 1880 ocurrieron dos cosas. Irrumpió la era victoriana y surgieron los seres metaorgánicos. Seres con la capacidad de trascender sin necesidad de morir. Es decir, sus almas pesaban exactamente lo mismo que su masa corporal. Los seres humanos normales tenemos un alma que pesa 21 gramos. Alguien descubrió además que tenían un tipo de sangre especial. Tenían el código genético de los ángeles. Y proyectaban luces. En plena era victoriana surgieron los primeros índigos, cristal, diamantes, arco iris… se supone que el eslabón evolutivo superior son los ángeles. Esto debería haber ocurrido en el año 70.000 D.C. La evolución de las especies se había adelantado un poco. Un servidor de las Fuerzas de la Miseria apellidado Gull descubrió el hecho histórico. De allí surgió una de las conspiraciones y mentiras más grande de la historia moderna: se acuso a un grupo de mujeres irlandesas de estar generando una guerrilla republicana en el propio ejército imperial. Las mujeres fueron asesinadas en el barrio Whitechapel en 1888. Ese fue el show para esconder la masacre de los primeros seres metaorgánicos. Los sobrevivientes fueron llevados hasta el bosque de Escher.

Así fue durante el siglo XIX. Se puede decir que el juego le perteneció a la Miseria.

Siglo XX.

(continuara)

Casi terminado y sin nombre

In cómic, Ensayo, proyectos on mayo 15, 2009 at 9:34 pm

Podría seguir durante eternas frases seguir entregando el lado freak y superheroico de mi versión de la historia moderna, contemporánea y postmoderna. Siempre son interesantes las vertientes ucrónicas que nos ofrece la libertad creativa. Sin embargo, allí esta la trampa, el subtexto y contenido son los reguladores permanentes del mensaje. Así que en esta tercera parte trataremos de hablar del significado de la narración gráfica como método de incursión quirúrgica en la historia del significado. Semiótica + dilectita = …watchmenología…jeje. Si bien los trabajos de Alan Moore son la guía de este proyecto también debemos entender el contexto desde donde estos se generan y principalmente el contexto hegemónico que administra su discurso. Por una parte tenemos que los trabajos de Moore se desarrollan en el contexto histórico que necesariamente los recluye a la crisis valórica de las metrópolis capitalistas viven durante los años 80. Años de la neo restauración capitalista mundial. Años donde la crisis post colonial, la verdadera guerra fría del tercer mundo, ha parido unos cuantos estados de muy heterogénea orientación de acuerdo a quien invirtió más dinero en cada guerra post colonial. Y Chile, con toda su rutilante dependencia periférica, fue un buen laboratorio de ensayos en ese teatro de guerra maldito. Así que difícilmente Hombres Imposibles puede ser considerado como un intento de hacer Watchmen en Chile. Más bien es contemporáneo de las historias que generacionalmente lo hermanan. Es decir Planetary y The Authority. Ya veremos por que. Por una parte los trabajos de Moore, en su momento peak, representaron una transición ideológica del personaje de historieta. (En este momento nos despedimos de lso calamares gigantes, los cuentos de la fragata negra, el Under the Wood y todo el atrezzo estilizado del universo Watchmen para trabajar definitivamente en el campo del discurso. ÑOÑOS ABSTENERSE): los 80 en el guión de Moore son el teatro de transitar desde un tipo de personaje hacia otro. El parto de una era nunca ha sido un hecho pacifico. Sino pregunta a las culturas del este en los 30,40 y 50. Pregunta a los africanos en los 50 y 60. Pregunta a los vietnamitas y africanos del sur en los 70 y 80. Pregunta a los bosnios en los 90. Pregunta a los afganos de esta década. Y dicho sea de paso pregúntale siempre a vascos, irlandeses y, por que no, a mapuches. Siempre que se esta pariendo una era. La violencia es la madre partera de la historia. Moore lo entiende tan bien como cualquier guerrillero de un estado post colonial: toma al ciudadano promedio y ejemplar del ciclo dorado del capitalismo central (el ciudadano blanco y cristiano del macartismo), lo pone al diván del sicoanalista. Le entrega un buen coctel de crack. Le muestra el recorte presupuestario de sus derechos sociales (cortesía de Reagan tacher y Gorbashov), le muestra un enemigo abstracto (el imperio del mal) y lo suelta al mundo. Y allí esta. El delator anticomunista de los 50 se transforma en un reprimido sexual (los 80 son el decenio de oro de la pornográfica…irónico ¿no?) y allí tenemos al fascista desatado de la era Reagan. Travis Bickle (Taxi Driver) es Roshard. Debe matar. Debe remarcar su blanca moral abstracta contra una sociedad que ya prescinde de él. No en vano los 80 son tan hedonistas. Hipócritas. En una era como esa se necesitaban como nunca los superhombres para liberarnos del hombre. Y Moore los hace tan despreciables. Tan humanos. Tan nosotros. Y tan centrales. Tan propios de Manhhatan o Londres. Nuestras metrópolis de carne y hueso. Pólvora y racismo. Sueños desperdigados por la cuneta económica del despojo. Primera conclusión: Hombres Imposibles deberá ser considerado y criticado desde la lógica de la del estado post nacional, esa cruel herencia que nos deja la globalización, antes que de los supuestos ñoños y siempre cómodos de la lógica post colonial. Moore deconstruye al personaje en dicha lógica. Y profundizar ese trabajo implicaba deconstruir al vigilante de Moore en la lógica de estados lacayos de un todo orgánico global y real. Nosotros somos las hormigas y el club de blinderberg el niño con una lupa que nos quema. Los Hombres Imposibles son un cómic en la línea de Watchmen: deconstruyen a un tipo de personaje tipo para convertirlo en otro. Del indefenso ciudadano post colonial que acepta a la globalización como las plantas aceptan el agua. A un ciudadano post nacional de la periferia capitalista dependiente. Estamos definiendo a nuestros héroes como rebeldes antiglobalización. No como funcionales administradores – vigilantes de la una realidad preconcebida. No en vano: “PARA QUE LA JUSTICIA CUMPLA SE NECESITAN HOMBRES IMPOSIBLES”

(En otra ocasión mas elementos).